Minimalismo en el supermercado

¿Te ha ocurrido que has ido al súper y has venido con más cosas de las que tenías previstas? Muchas veces vamos a comprar en automático, sin plantearnos  que ir a hacer la compra con un poco de planificación, nos puede hacer ahorrar bastante dinero. Adopta el minimalismo también en tus compras al ir al súper.

Hacer la compra es algo que tod@s necesitamos hacer y conozco a pocas personas a las que les apasione hacer la compra. Muchas veces no tenemos otra que ir al súper en hora punta o cuando salimos del trabajo cansad@s. Si nos organizamos bien y seguimos unas pautas, no es que nos pueda llegar a apasionar, pero sí nos lo puede hacer más dinámico, fácil y sobre todo, no venir con más bolsas de las que teníamos previsto o sin algún ingrediente que necesitamos para nuestros menús.

Sigue estas 10 recomendaciones y sobre todo, cambia el chip, es algo que tienes que hacer, así que ve con tu mejor ánimo y con una sonrisa. Cuando sonríes, ves las cosas de otra manera.

  1. Compra semanal o mensual

Planifica si prefieres hacer la compra semanal o mensualmente. Si la haces semanalmente, necesitarás hacer una compra más pequeña. En cambio si lo que te viene mejor es hacerla mensualmente, necesitarás separar y congelar frutas, verduras y otros productos de alimentación frescos que se puedan estropear. Puedes congelar en bolsas de congelado por raciones, etiquetando el contenido e irlo sacando según lo vayas necesitando. Esto es realmente práctico, ya que tendrás todos tus ingredientes ya listos en las raciones que necesitas y sin que se estropeen.

 

  1. Haz la lista de la compra

Aunque parezca muy evidente, no olvides hacer y llevar tu lista de la compra y sobre todo, ceñirte a ella. Para hacer más fácil la lista de la compra y sobre todo, que no se te olvide nada, lo mejor es tener planificados tus menús mensuales o semanales y anotar qué ingredientes necesitas y no tienes en tu despensa, así como aquéllos productos que se han ido acabando y necesitan reponerse. También es más cómodo hacer la lista de la compra por secciones, de esta manera, te evitarás viajes por el súper porque no has visto que tenías en la lista un determinado producto y tienes que volver unos pasillos atrás para cogerlo.

 

  1. No a las promociones

Muchas veces entra en nuestra casa muchas más cosas de las que realmente necesitamos. Si hay algún producto en promoción y realmente lo íbamos a comprar, perfecto. Pero no llenes el carrito con productos gancho que no estaban en tu lista y sobre todo, olvídate de las tentaciones, si llegan a tu casa, las consumirás. Una buena parte del gasto extra mensual, es en cosas que no necesitamos. Ya que gran parte de nuestro presupuesto lo gastamos en alimentación, tenemos que estar muy alerta en no comprar cosas innecesarias o que luego se nos estropean o caducan porque no las consumimos.

 

  1. Compra productos a granel

Comprar productos a granel tiene dos ventajas: por un lado compras las cantidades de producto que realmente necesitas. La otra gran ventaja es que evitas todo el plástico y envoltorios que traen los productos envasados, que son innecesarios y tienen un impacto negativo para el medio ambiente. Cada vez hay más supermercados con productos que puedes comprar a granel. Éste es un método sencillo de reducir envases y ahorrar, ya que comprarás solamente la cantidad que necesitas.

 

  1. Haz la compra sin hambre

Está demostrado que si vas a hacer la compra con el estómago vacío, comprarás más y de manera más compulsiva que si vas sin hambre. Puedes tomar un tentempié ligero si necesitas hacer la compra antes de comer. En cambio, si vas sin hambre, evitarás caer en la tentación de comprar productos superfluos, insanos, innecesarios y que en muchos casos son más caros. Tu bolsillo, tu línea y sobre todo tu salud, saldrán ganando.

 

  1. Ve sol@ a hacer la compra

Muchas veces caemos en la trampa de ir a hacer la compra en familia, aparte de tardar el doble, gastaremos más y nos cansaremos más. Además será más difícil ceñirse a la lista de la compra, ya que a menudo los niños o tu pareja se empeñan en meter en el carrito caprichos o productos “para probarlos” y al final vienes con más paquetes de los necesarios. Esto puede marcar la diferencia entre ajustarte a tu presupuesto o gastar más de lo que tenías previsto.

 

  1. Compra con música

En muchos supermercados y sobre todo si vas a hacer la compra en hora punta, el ruido y la gente te pueden agobiar. Un truco es ponerte unos cascos con tu música favorita. Esto, además de centrarte en lo que estás haciendo, te relajará y no será tan pesado. Además en muchos supermercados utilizan la música como estrategia, si la música es clásica, gastarás más, en cambio si es más suave, estarás más tiempo en el súper. Así que coge tú tu propio ritmo para hacer la compra.

  1. Compra alimentos de temporada

Cuando planifiques tus menús intenta hacerlos con productos frescos y de temporada, éstos son más económicos y sanos, ya que al consumirlos en temporada, maduran en su momento, sin necesidad de almacenaje o conservarlos artificialmente. La naturaleza ya se encarga de ofrecernos en cada estación las frutas y verduras que necesitamos. Con más cantidad de agua o beta carotenos para proteger e hidratar nuestra piel o alimentos con más aporte de vitaminas para reforzar nuestro sistema inmunitario. Así que apuesta por una alimentación sostenible, saludable y de temporada.

 

  1. Evita los pasillos de los snaks

Recuerda que lo que no compras, no lo consumes. Pasar por los pasillos de dulces, aperitivos, galletas, snaks, hará que puedas caer en la tentación de llevarte alguna bolsa o paquete a casa. Estos productos además de calorías vacías, aportan más sal y grasas, no son alimentos nada saludables. Líbrate de las  tentaciones simplemente evitando pasar por los pasillos con este tipo de productos.

 

  1. Lleva tus propias bolsas

Usa tus propias bolsas para tus compras. Reutiliza bolsas de tela, lleva un carrito o mete tu compra en una caja si haces una compra grande y vas en coche al súper. Ahorrarás al no comprar bolsas cada vez que vayas al súper, además de favorecer el medio ambiente evitando el consumo de plásticos.

 

Conclusión. Haz la compra con lógica y sentido común. Mira por tu economía, tu salud y tu comodidad. Tener una visión minimalista y organizada en tus compras, hará que no gastes y consumas más de lo necesario. Con un poco de práctica, sabrás rechazar lo que no necesitas.

Minimalismo en el supermercado
5 (100%) 1 vote

No Comments

Post A Comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar